solfish o trucha bocachica?

classic Clásica list Lista threaded En Árbol
1 mensaje Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

solfish o trucha bocachica?

Flysmael
Administrador
LA DUDA

Dos fotogramas contiguos, aparecidos en un sobre polvoriento y bien guardado, han venido a recordar una vieja duda ictiológica. Era una época en la que faltaba mucho de las búsquedas que vinieron después, de las consultas con pescadores avezados del país, y también extranjeros con los que compartimos, desde antes de la era del correo electrónico, nociones acerca de la ictiofauna o las técnicas típicas de nuestra afición.
Con una cámara Smena 8, modesta y todavía guardada en lo alto de un closet, regalo de mi madre a los catorce años, realizábamos los primeros intentos de guardar testimonio gráfico de la afición que traíamos a cuestas desde la infancia. En el embalse Niña Bonita, justo a un costado de donde comienza la autopista a Pinar del Río, llevábamos a cabo por comodidad buena parte de nuestras pesquerías. También por la buena picada, que dejó de existir cuando vaciaron el embalse en una ocasión y se mantuvo años, se ha mantenido, en una situación ambiental que no parece confiable.
En una ocasión, se logran dos capturas sucesivas: la de la imagen superior es un solfish o sunfish; la otra, ¿será otra especie de este mismo pez? Copio un párrafo de la página 215 del libro Técnicas y peces del aficionado cubano (2013), que relaciona las diversas especies de peces fluviales de Norteamérica que fueron introducidos en 1928 junto con la trucha o lobina negra boquigrande (Micropterus salmoides):
De las restantes cuatro especies fueron importadas junto a la trucha, ha conquistado la más amplia popularidad entre los aficionados cubanos el sunfish (Lepomis macrochirus), que ha adquirido nombres vernáculos como muestra de su aceptación: sol, pez sol, solfis, crisol, carpo o carpito, según localidades. Es pequeño y vivaz, una verdadera fiesta cuando se le captura con línea fina, lo mismo a carnada, que con artificial, a spinning, spincasting o a mosca. Se dijo que habían traído varias especies del mismo género, pero la que se halla masivamente en Cuba es la que recibe en Estados Unidos el nombre común de bluegill, que es científicamente el Lepomis macrochirus. Ningún comentario llega en medios escritos o por tradición oral sobre dos de las introducidas, warmouth bass (Chaenobithis gulosos) y rock bass (Ambloplites rupestris), mientras del crappie (Pomoxis anularis) se conserva un artículo del aficionado a la pesca Antonino Rodríguez, que recoge los nombres con los que se le reconoce en Cuba: Bocú, Biajaca Mexicana y Longorongo, aunque no por ello se lo topa usted en cada pesquería. La idea de que a Cuba se trajo asimismo la trucha bocachica (Micropterus dolomieu) es, por lo visto, infundada.
Otro pescador que se encontraba próximo en la misma orilla del embalse, comentó que la segunda pieza fotografiada “parecía una trucha bocachica”. El perfil alto y redondeado asemeja esta pieza a alguno de los sunfishes, pero su color era el de un bass y la boca, más amplia que la del pez de la imagen precedente, muestra el vértice limitado a la mitad del ojo, no lo sobrepasa, como uno esperaría que suceda con la boquigrande.  
Considero que, de existir algún ejemplar, sin dudas en poblaciones no muy amplias, habría que buscarlos en aquellas cuencas donde originalmente se distribuyeron las especies introducidas hará pronto un siglo. De momento, logro recordar la desaparecida Laguna de Arigüanabo y tal vez el río del mismo nombre, la presa San Francisco, la zona de Cuatro Caminos y Santa María del Rosario, el río Mayabeque, etc. No habría que extrañarse si de pronto alguno descubre que se trata de alguna pieza que es pesca frecuente en algún sitio de la Isla y se le nombra de alguno de esos modos sonoros y singulares que solemos registrar los pescadores aficionados de este archipiélago.