Una experiencia para compartir

classic Clásica list Lista threaded En Árbol
5 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Una experiencia para compartir

lorenzo
Hace ya algún tiempo vengo embullando a un amigo para que salga a pescar conmigo, le decía que cuando pesque embarcado más nunca tira un carrete en la orilla, y entre un cuento de un pez que muerde y se escapa y una anécdota de una gran captura se fue convenciendo el hombre. Mi asombro fue cuando la semana pasada recibí su confirmación de una salida de pesca.
No sé si les he comentado en alguna que otra ocasión que soy corchero o sea (pescador de corcho) como se le dice comúnmente en Cuba al artefacto flotante hecho de poli espuma agarrado con lo que aparezca tratando que flote y no se desarme cuando esté en el agua. Más asombrado cuando me comentó que pretendía estar toda la noche en el medio del mar y que ya tenía algunos preparativos adelantados y estaba decidido.
Bueno dije yo por dentro. De todos modos no lo voy a llevar muy lejos por si le da mareo, vomitera, o se asusta con la noche sin luna, así puedo sacarlo rápido del agua. Jaja eso creía yo.
Cuando llegamos a la costa que está a unos 300 m de mi casa, la noche estaba perfecta, el mar como para darle la bienvenida al pescador novato, nada de oleaje, sin viento, y ni frio tan siquiera hubo.
Nos montamos en el botecito a eso de las 10:00 de la noche y empezamos a buscar calamar cerca de la orilla dando pata de rana y explicándole algunos detalles de la modalidad que aunque el amigo es pescador experimentado nunca había practicado. Él como un radar captando a la expectativa de todo lo que sucedía, fueron discutidos y avalados cada movimiento del navío y cada brazada de nilón en los señuelos para el calamar, los porqué los por cuanto y la razón de ser de cada objeto encima del bote fueron argumentadas luego de  anotar en la mente cada pequeño truco, pues aunque me ha comentado que tiene un pequeño artefacto flotante, solo lo utiliza en embalses de agua dulce y de día que es bien diferente a verte rodeado de agua en el mar y en la oscuridad de la noche. No tuvimos que esperar mucho para la clase práctica, sentimos el jalón del primer calamar que subió directo al vivero,  seguido de otros tres que se perdieron por el camino pues estaban muy pequeños y esos no se pegan bien.
Pero como el objetivo de aquella noche era sentir rodar los carretes después de las cordiales preguntas al grumete a bordo: (te sientes bien… No tienes mareo…) a eso de las dos de la madrugada nos adentramos hasta las 20 brazas de profundidad y nos anclamos para echar algunos anzuelos al agua, pero no pudimos ya que otra faena ocupó nuestro tiempo, una mancha de Sardinas escamudas se acercó a chismosear a la luz del farol ubicado en una de las chumaceras del bote,  la respuesta inmediata “recoge todo y tira el chispero que si van de paso con la corriente no pegamos una” soltándole unas 7 u 8 brazas para abajo con un plomito mediano las empecé a sentir, aseguré unas tres o cuatro antes de darle la gratificante tarea al segundo al mando quien con asombro por el desenfrenado ataque decía: “yo no sabía que el chispero fuera tan efectivo”. Cada vez que lo bajaba en 6 anzuelos traía 4 o 5 Sardinas nada despreciables.
Ya con unas 40 o 50 en el vivero decidimos apagar la luz para que se fueran, pues ya era más que suficiente y se nos estaban pasando las horas buenas. Salimos hasta las 35 brazas y soltamos al vivo dos carretes una vara de trolear y dos más a fondo uno con media sardina y el otro con una tira de calamar, además de uno cada uno para bichear con los que empezamos a subir Roncos y Carajuelos. Con la suerte echada al agua y nada de buenas corridas de carrete el acogedor abrazo de las 4:30 de la madrugada nos hizo deslizarnos uno para acá y otro para allá hasta acomodarnos de forma horizontal dejando caer el peso de la espalda y las horas de cansancio sobre el suave corcho que a esa hora se siente más cómodo que el mejor colchón que pueda existir.  
Dormitando con un ojo abierto y otro cerrado todavía de noche nos espabiló el sonido de unos remos, otro cocho se acerca gritando a ver si nos conoce “¿Quién tu eres? ¿Quién tu eres?” ¡El del bote verde, le respondo! Ya que es así como me reconocen en el agua por el color del bote que es único, me grita “¿Me puedes regalar algunas sardinas? que yo no pegué ninguna. A lo que respondo ¡Si socio echa para acá!, agarrando 5 o 6 sardinas del vivero. Creo que en general en la vida hay que ayudar a las personas, pero en especial en el agua hay que ser verdaderos solidarios, nadie sabe cuándo tu vida dependa de la ayuda de otra persona.
Un rato después, ya con el sol asomando y el cansancio de la noche en vela, nos acercamos un poco a la orilla para terminar la mañana pescando unos buenos roncos blancos y un ejemplar de una especie todavía en discusión, que terminaron fritos en la cocina del amigo.
Luego montamos el bote sobre ruedas y lo llevamos hasta mi casa, donde reposa hasta la próxima salida; Que no se va a demorar, “ya que el antiguo pescador de orilla”, jajja, está cuadrando a ver cuándo le metemos de nuevo. Parece que le gustó la pesca en el corcho, y eso que no llegó a ver las vueltas que da un carrete cuando se le pega un animal.
Pero tanto hablar y no les he dicho, el amigo del que les hablo, el hombre que resultó ser duro de pelar es Ismael León el periodista administrador del Blogs y del Foro de “Cubanos e pesca” a quien agradezco la confianza que tuvo en mí, poniendo literalmente su vida en mis manos y confiando ciegamente en mi habilidad como pescador de corcho, les aseguro señores no cualquiera lo hace.
Solo un verdadero profesional, una persona que ama y siente la pesca es capaz de tales aventuras.
Este viernes quedamos en salir de pesca otra vez, vamos a ver si ahora ruedan los carretes, ya les contaré.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: Una experiencia para compartir

ellizo
Cuanta alegría leer sobre una jornada de pesca en equipo. Aunque no se haya pegado nada grande, el solo hecho de estar en el mar compartiendo entre amigos ya es más q suficiente. Si yo leyendo disfrute la pesca q hicieron, me puedo imaginar lo bien q lo deben haber pasado.
Un saludo…. Y en la próxima no deje de poner como les fue.  
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: Una experiencia para compartir

lorenzo
Muchas gracias camarada, fue muy provechoso el intercambio. A ver si quedamos en algún momento para reunirnos todos los foreros de Cubanos de Pesca.  
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: Una experiencia para compartir

Zapito
En respuesta a este mensaje publicado por lorenzo
Exelente, ya el viernes 9 es el lleno, si cambia este aire del oeste y se pone del este puede que se tire algun pargo, les encantan las sardinas vivas. Mientras mas llena la luna mas temprano comen. Hasta pronto y suerte.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: Una experiencia para compartir

Flysmael
Administrador
En respuesta a este mensaje publicado por lorenzo
Gracias al capitán del Bote Verde por su colaboración. Y a ver si hay chance este fin de semana de tirarle al sanjuanero!
Cargando...