La barracuda del diablo

classic Clásica list Lista threaded En Árbol
6 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

La barracuda del diablo

lorenzo
 
Esta pesca como casi de costumbre, lo tenía todo preparado con días de antelación. Salí sobre las 6:00 de la mañana con el botecito, para esperar el amanezco en la orilla, y así poder coger algunos civilitos  pequeños para la carnada. Estos los pego en el arenaso a unos 50 metros de la costa, con un chispero como el de la sardina pero amarrillo, con solo tres chispas y un plomo grande, ya que ellos se enganchan solos tratando de levantarlo. Solo pican de día.
Cuando ya tenía unos 7 u 8 civiles en el vivero, solté las patas de rana y remos en mano entré sobre las 27 o 30 brazas de profundidad. Tiré la potala, me marqué bien para saber si el viento o la corriente me arrastraban mucho. Y una vez estable empecé a encarnar. Tiré tres carretes, dos de calibre 0.40 y uno 0.20, todos con estay, una mamadera, una cobradita y un vuelo. Cada uno con un civil cogido por la nariz.
Todo parecía indicar que solamente iba a agarrar un buen sueñito mañanero, cuando el desesperado ruido del carrete de la mamadera me hizo levantar de un tirón. Pensaba que había enganchado un tren submarino, por las constantes corridas y arranques, viendo como unos 150 metros de nilón se desaparecían de mi carrete en cuestión de segundos. Cogí el carrete en la mano y clavé. No sin una respuesta inmediata por parte del animal, empezó a bajar y bajar como si el fondo no existiera quemándome los dedos de la mano como si el nilón estuviera al rojo vivo.
 Los demás pescadores, que estaban en sus botes cerca del mío me gritaban, acaba de subir eso que me vas a enredar… Frénalo… que tú tienes un 40 libras y eso no lo parte… Oye pero que tu traes ahí mijo…
Yo oídos sordos, solo concentrado en cada corrida para dejarle libre el sedal, y cada frenazo para recogerle.  
Así se mantuvo sobre los 15 minutos, hasta que poco a poca se fue resignando a subir a bordo, en donde yo la esperaba bichero en mano.
Para no verme tentado a seguir pescando, solté los civiles que me quedaban vivos, recogí mis carretes y emprendí a remo limpio para la orilla, como si tuviera un motor fuera de borda.
Tenía unas vente 0 veintipico de libras, no la pesé pero estaba grandeee les adjunto fotos.
Saludos.  
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: La barracuda del diablo

Janier
Muy buena picua, tremenda pelea debe haber dado. Felicidades
Administrador Nodo Joven Club Santiago de Cuba
Teléfono: 22-669497
Cell +53 53270089
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: La barracuda del diablo

Flysmael
Administrador
En respuesta a este mensaje publicado por lorenzo
Así es, Lorenzo: el tema está bien cogido, descrito con viveza. Ahora, si se fija, hay una buena cantidad de elementos que pueden ser expolotados para dar mayor colorido, viveza y carácter a la narración. Lo escrito por usted es el nucleo. Seria bueno ver dos o tres fotos más.
Para los demas: nos referimos a la cuestion de la redaccion porque estamos invitando a todos al concurso CUBANOS DE PESCA de texto informativo y literario, cuyas bases estan en la pagina principal del blog. Animense, Flysmael
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: La barracuda del diablo

Rafael
En respuesta a este mensaje publicado por Janier
Es un monstruo, tiene mas cabeza que tu, tremenda faena subirla, y lo mas lindo, a veces no se pueden aprovechar, que lastima .
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: La barracuda del diablo

lorenzo
Esta me la comí completa. estaba buena. siempre probandola poco a poco
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: La barracuda del diablo

Flysmael
Administrador
Hola amigos. La cuestión de la picúa o barracuda tiene sus "picos" y sus "barras". Ojo con ese pescado, si alguien se dispone al consumo, que todos sabemos el buen saber de su carne, pero algunos saben también de las otras propiedades que le dieron fama, para que incluso en 1787 el buen don Antonio Parra hablara de la ciguatera en su hermoso libro, y lo hicieran luego Poey y Vilaró. En lo que respecta al proceder deportivo, es notable el dinamismo que Lorenzo le pone a su relato.
Se ha sumado Janier, de Santiago de Cuba. Cordial bienvenida y digamos a la vez que la provincia y ciudad de donde nos escribe tiene una buena historia de pesca, que hemos estado rastreando, sobre todo, en las páginas de la sección Yates y Pesca que aparecía desde 1937 y hasta bien avanzados los años ´50 en la revista Carteles. Había dos clubes en esa ciudad y se realizaban torneos del sábalo y asimismo competencias del peto. Probablemente algunas personas mayores puedan hablar de ello. Los jóvenes, por supuesto, seguramente tienen bastante que contar de las historias de pesca de hoy. Será un buen suceso si comenzamos a leerles.
Flysmael
Cargando...